cirugía minimamente invasiva

laparoscopia ginecológica

 

Dentro de los procedimientos video endoscópicos que forman parte de la cirugía mínimamente invasiva, la video laparoscopia es la más importante y con mayor potencial operatorio en la ginecología moderna

Aun cuando hubo y hay resistencia a adoptar este método en los procedimientos operatorios de la pelvis femenina el tiempo ha demostrado su seguridad y claras ventajas cuando se la compara con la cirugía tradicional abierta.

La experiencia, habilidades adquiridas y los equipos e instrumental especialmente desarrollados para la pelvis femenina aportaron lo necesario para que la laparoscopia ginecológica se haya convertido en el método de elección en la cirugía ginecológica en muchos Centros internacionales. Debo aceptar que tuve un largo período de observación y escepticismo pero ante la evidencia actual y los resultados que hemos obtenido debo decir que no hay mejor método quirúrgico para el tratamiento quirúrgico de la patología pélvica femenina. Este es el futuro, las grandes incisiones pélvicas quedarán en el olvido

Por supuesto que existen contraindicaciones e indicaciones formales pero a medida que se obtiene mayor experiencia las contraindicaciones para el método son cada vez menores.

Porque la laparoscopia es llamativa?

Al inflar el abdomen con aire (en realidad es CO2, gas carbónico) las estructuras se separan y los espacios aumentan de tamaño, por otra parte, los sistemas de video tienen aumento de manera que todo se ve más grande y fácil de tratar. Por otra parte los instrumentos son más delicados y eficientes de manera que el manejo de los tejidos es menos traumático y por lo tanto disminuye el riesgo de sangrado, infecciones y dolor postoperatorio. Los gestos quirúrgicos son mucho más eficientes y no hay manipulación excesiva de los órganos abdominales ni la colocación de compresas o cuerpos extraños, otra razón que explicaría una recuperación mucho más rápida con menores riesgos que los que involucrar la cirugía tradicional abierta, mucho más burda y traumática

La base de la laparoscopia es llegar al órgano a ser operado de manera poco traumática y repararlo o retirarlo sin generar daños ni lesiones colaterales. La laparoscopia es la evolución de la cirugía previa a la desaparición de la misma cuando se diseñen mejores métodos que hagan que la cirugía en si sea innecesaria (esto probablemente nunca ocurra). La cirugía siempre existirá pero lo cierto es que cada vez es más rápida, segura y "sencilla" a medida que mejoren los instrumentos y la habilidad de los cirujanos que los usan

Es difícil luchar contra siglos de paradigmas con respecto a la cirugía tradicional, y la resistencia es precisamente ejercida por los cirujanos; sin embargo, se espera que a la luz de la evidencia y el entrenamiento sistemático de nuevas generaciones de cirujanos y el reentrenamiento de los cirujanos tradicionales, la laparoscopia bien indicada, sea el pilar del tratamiento de las patologías cuya terapia indiscutible es la cirugía

Dr. Ricardo Gómez Betancourt

indicaciones frecuentes


Tratamiento de la Endometriosis, liberación pélvica, eliminación de implantes y resección de tumores quísticos ováricos

La endometriosis es una de las enfermedades benignas mas frecuentes de la mujer en edad reproductiva, afectando hasta a 1 de cada 5 mujeres (20%), y es una causa muy importante, si no la más frecuente, de dolor pélvico crónico e infertilidad femenina.

La endometriosis ha sido la indicación más frecuente de la laparoscopia diagnostica y operatoria, permite una valoración exhaustiva de la gravedad de las lesiones en lugares donde la cirugía tradicional no podría tener acceso, además, nos permite eliminar los focos e implantes dolorosos, liberar las adherencias, mejorar la estructura y función de las trompas de Falopio para mejorar o recuperar la fertilidad y finalmente recuperar la función y estructura ovárica mediante la eliminación de los quistes endometriósicos ováricos, los endometriomas o "quistes de chocolate"

Tumorectomía ovarica, tumores benignos y malignos de los ovarios y anexos de la pelvis femenina

Los tumores quísticos y sólidos de ovario y otras masas anexiales de índole ginecológica se pueden resecar por vía laparoscópica permitiendo una disección mínimamente traumática del tejido residual ovárico sano si lo hay. Las masas sólidas sospechosas de malignidad deben extraerse completas por lo que usualmente se debe hacer una incisión transversal abdominal para extraerlas. Aun cuando se pierde el efecto de la incisión mínima la laparoscopia permite una mejor evaluación del contenido pélvico y ocasiona menos adherencias postoperatorias.

Cirugía del Embarazo Ectópico, manejo mínimamente invasivo del embarazo extra uterino

La disección del embarazo ectópico es mucho as fina y con menor daño colateral en comparación con la cirugía abierta tradicional. Permite evaluar la pelvis en su conjunto y obtener una mejor limpieza de la sangre residual en diversas localizaciones intra-abdominales, especialmente alrededor del hígado y el diafragma mejorando el dolor postoperatorio y el riesgo de adherencias residuales

Cirugía de las Trompas de Falopio, reparación, remoción de las trompas de Falopio

La obstrucción externa o interna de las Trompas de Falopio debe ser manejada por laparoscopia ya que el aumento que produce la óptica operatoria y la delicadeza del instrumental especializado permiten una disección atraumática y probablemente una mayor tasa de éxitos sin generar mayores daños colaterales. En casos de lesión irrecuperable se pueden ligar o resecar las trompas para facilitar un procedimiento de fertilización in vitro

Dolor pélvico crónico, dolor pélvico intratable con evaluaciones diagnósticas no concluyentes. Uno de los desafíos diagnósticos más difíciles en ginecología. El dolor pélvico crónico tiene múltiples aristas, desde condiciones orgánicas hasta trastornos psicológicos, la laparoscopia diagnóstica puede ser la única medida que permita evaluar daño pélvico sin ocasionar uno mayor

Miomectomía, resección de miomas uterinos y reconstrucción uterina por sangrado abundante, dolor pélvico, masa pélvica, infertilidad

Los miomas pueden ser extirpados por laparoscopia si se cumplen con ciertas características en lo concerniente a tamaño, cantidad, localización, habilidad para suturar vía laparoscópica y disponibilidad de equipos especiales. Los miomas son tumores sólidos que deben ser fragmentados (un equipo llamado Morcelador) para poder extraerlos por las pequeñas incisiones de los puertos que se usan (1 cm) o abrir una incisión inferior, del tamaño del mioma que permita su extracción (esta última opción hace que el efecto poco invasivo de la laparoscopia se pierda). Para facilitar la cirugía y disminuir el sangrado y la reparación uterina usamos agentes vasopresores diluidos e incisiones longitudinales uterinas

Histerectomía, remoción quirúrgica del útero

Es la cirugía ginecológica avanzada por excelencia y también la menos practicada en el ámbito de la laparoscopia ginecológica debido a la costumbre, por siglos de uso, de la cirugía tradicional abierta. Se considera que al menos el 85% de las histerectomías puede hacerse por esta vía y de hecho hay Centros en el mundo que ya manejan esta estadística. La cirugía es poco traumática y el sangrado es mínimo debido a las características propias del procedimiento y el instrumental diseñado para este tipo de cirugía. La recuperación es fantástica y el riesgo de adherencias y daño colateral residual es mínimo. La verdad es que es que ha sido difícil acostumbrarse a ella pero una vez que se logra practicar el procedimiento de manera segura y efectiva no se quiere retornar a la tradicional a menos que sea absolutamente necesario.