Terapias: Cirugía ginecológica

miomectomía

 

La fibromatosis uterina es la patología tumoral benigna más frecuente del aparato genital femenino, se produce por acción del estrógeno sobre el músculo liso uterino formando tumores fibro musculares llamados miomas, fibromas o leiomiomas. De localización variable y de localización múltiple, pueden alterar completamente la arquitectura normal del útero

La miomectomía es la resección de los leiomiomas uterinos preservando el útero para reestablecer su arquitectura con el objeto de permitir embarazos, limitar el dolor y la hemorragia menstrual

Dependiendo del tamaño, número, localización y experiencia del cirujano se podría decidir practicar una cirugía abierta limitada (minilaparotomía) o una laparoscopia (está teniendo mucho auge en la actualidad, de hecho se espera que sea el procedimiento de elección)

En casos de infertilidad, la resección de miomas submucosos e intramurales tendría un efecto positivo sobre la posibilidad de obtener un embarazo

Después de haber practicado una miomectomía el embarazo se resuelve mediante una cesárea ya que existe riesgo de rotura uterina después de la semana 30 del embarazo y especialmente durante el trabajo de parto.

Nuestro Equipo quirúrgico se ha especializado en la remoción de miomas gigantes preservando el útero sano y haciendo todo lo posible para conservar o mejorar la fertilidad sin exponer la vida de la paciente por hemorragia o lesiones colaterales. Estos casos se operan por cirugía abierta y tratamos de mantener el efecto estético en la herida quirúrgica.

terapias no quirúrgicas


Manejo no quirúrgico o mínimamente invasivo de la miomatosis:

1.- El descenso de las hormonas femeninas propio de la menopausia favorece la atrofia de los miomas. Si estás menopáusica o cerca de ella sin síntoma alguno los miomas desaparecerán sólos

2.- Los anticonceptivos orales de baja dosis o las píldoras con progestágenos exclusivos (minipíldora) controlan parcial o totalmente los síntomas hemorrágicos en un número considerable de pacientes, incluso se podría observar disminución del en el tamaño de los fibromas pero no es consistente.

3.- El dispositivo intrauterino MIRENA ha demostrado ser efectivo en el control hemorrágico de la fibromatosis uterina y en reducir parcialmente el tamaño de los fibromas presentes. No los elimina pero podría mantenerlos controlados durante los 5 años de uso del dispositivo; los resultados son muy variables

4.- El uso de análogos de la GnRH (Leuprolide, por ej.) es medianamente efectivo en la reducción del tamaño de los fibromas mediante la creación de un estado menopáusico reversible. No los elimina, los hace más pequeños (30-40%) durante el efecto del medicamento, 3 a 6 meses, pero la sintomatología menopáusica puede ser un problema. La osteoporosis es otro riesgo

5.- La embolización selectiva es un método realizado por radiólogos expertos mediante el cual se llega hasta la arteria que irriga el fibroma y se ocluye con medios especiales (microesferas). Los elimina pero el costo es alto y puede afectar al útero sano si no se hace correctamente. Hay un caso reportado de una amputación de una pierna por embolización errónea de los vasos ilíacos

miomectomía quirúrgica

 

Cirugía abierta tradicional, laparotomía

Utilizamos la incision transversal baja, estética y de recuperacón rápida

Favorecemos una técnica extracorpórea para disminuir el sangramiento y la manipulación de los órganos pélvicos para una mejor recuperación y menor dolor postoperatorio. Enucleamos cada mioma tratando de usar una sola incisión uterina para preservar la integridad del órgano

Ventajas:

Una sola herida operatoria de unos 7-10 cm no visible bajo la ropa interior o el traje de baño. Esa misma cicatriz será usada para la cesárea futura que requirirá en caso de embarazo debido a que la cirugía uterina contraindica un parto vaginal. Permite la resección de multiples miomas y casos de miomas mayores de 7 cm o gigantes

Tiempo operatorio minimo, unos 30 minutos o menor

Escaso daño uterino colateral por manipulación

Menor costo

Desventajas:

Mayor dolor operatorio y formación de adherencias

Herida de mayor tamaño

Laparoscopia:

Utilizando la via laparoscópica se colocan 3-4 puertos para el instrumental videoendoscópico y quirúrgico. Se independizan los miomas e individualmente se diseca cada uno de ellos

Ventajas:

Tres o cuatro heridas pequeñas en tres o cuatro puntos del abdomen, visibles, que sumadas llegan a aproximadamente 3 cm

Menor sangrado y formación de adherencias postoperatorias en la pelvis

Menor dolor postoperatorio y rápida recuperación

La laparoscopia hace que el cirujano, por principio, sea más cuidadoso, más hábil y con un conocimiento mucho más fino de la anatomía femenina: disminuye riesgo complicaciones y daño colateral

Desventajas:

Alto costo o al menos mayor que la cirugía tradicional

Si se desea extraer la pieza completa se debe hacer una herida baja del tamaño requerido (lo que elimina una de las razones de la laparoscopia), de lo contrario se requiere un equipo especial para fragmentar los miomas dentro del abdomen (Morcelador, aumenta el costo quirúrgico)

Tiempo quirúrgico mucho mayor y procedimiento más complicado (esto se subsana con la habilidad del cirujano). Si la lesion no es visible no se podrá extraer ya que el tacto es muy importante para detectar lesiones pequeñas y profundas

Requiere entrenamiento/habilidad en sutura intra o extracorporea

En caso de embarazo requerirá una cesárea y por ende una cirugía abdominal baja en el futuro. No ahorra la cicatriz futura abdominal

*

Conclusiones: debido a la técnica que hemos perfeccionado preferimos la vía abierta sobre la laparoscópica ya que nos resulta más económica, más rápida, de menor sangrado, con recuperación comparable y mejor reparación uterina.